Tras el meteorito vuelve la calma: 24.000 personas arreglan los destrozos en los Urales

8c2333f67c6e883334c4fbf9ce8024b8_article430bw
Al menos 24.000 bomberos y voluntarios siguen afanándose para reparar los daños ocasionados por la caída del meteorito en la región rusa de los Urales, el mayor accidente originado por un cuerpo celeste en el último siglo.

La explosión el pasado viernes de un meteorito en la ciudad de Cheliábinsk, desde donde el corresponsal de RT, Bricio Segovia, nos amplia la información sobre este suceso, dejó al menos 1.200 heridos, entre ellos 200 niños. Varias decenas de ellos tuvieron que ser hospitalizados. Dos tercios de las heridas fueron causadas por la rotura de cristales que generó la onda expansiva.

765059052343e213e0a973ef7936ab04_article430bw

El impacto del meteorito causó daños en al menos 3.274 viviendas. Las autoridades fijan en 100.000 los metros cuadrados de cristal que saltaron por los aires debido a las explosiones, lo que dejó a las familias expuestas a las gélidas temperaturas nocturnas de hasta 20 grados bajo cero.

Más de 19.000 efectivos trabajaron sin descanso durante esas primeras 24 horas para reparar las ventanas y ofrecer asistencia médica y psicológica a la población.

“Vi un rayo en el cielo como si fuera un avión. Pero después nuestra casa empezó a temblar. Sentimos pánico”, cuenta una vecina de la localidad afectada. Otra testigo dice que “en unos minutos se produjeron varias explosiones en cadena” lo que extendió el pánico entre la gente.

6b5999bacb7b2a2c76d53c056fd985e0_article430bw

Uno de los edificios más perjudicados fue una pista de hielo, que tardará al menos un mes en ser arreglada. “Estaba entrenando, oí una explosión y todos los vidrios de las ventanas se hicieron pedazos. ¡Nunca había pasado tanto miedo!”, cuenta una testigo.

“Tras el estallido, nos giramos y la pared había desaparecido, como si se la hubiesen llevado y el marcador estaba en medio del hielo. Pensé que se había caído un avión”, relata otra mujer.

La caída del meteorito también han dejado margen para el heroísmo, como el de una maestra que impidió que 44 escolares sufrieran lesiones impelíendoles a que se escondieran debajo de las mesas y corrieran hacia la puerta, mientras ella era alcanzada por una ráfaga de fragmentos de vidrio. Ahora la maestra se encuentra hospitalizada, informa Interfax.

58f32d549a1db64ca85ecf9854f34230_article430bw

A pesar de la gran cantidad de daños ocasionados, cuyo valor asciende a 30 millones de dólares, todavía no han localizado ningún fragmento del meteorito, cuya potencia superó en treinta veces la de la bomba atómica que arrasó Hiroshima.

Los buzos no han encontrado nada en el lago donde supuestamente cayó un fragmento del meteorito. Las autoridades anunciaron el cese de la búsqueda en toda la región.

a307fde20b9e028eb3219042448db5fd_article430bw

72e6620e619f3f6c722e0adaf2ef4df5_article430bw

Fuente: Russia Today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.