El paso de un gran tornado por la ciudad de Moore, a las afueras de Oklahoma City, ha dejado decenas de muertos y centenares de heridos.