La familia denuncia que el uso indiscriminado de plaguicidas en campos que rodean a su vivienda le provocó severos problemas de salud.