George W. Bush tiene un desliz y casi dice que el ataque a Boston fue una conspiración.