Para el rabino Abraham Skorka el Papa no es sólo el líder de la Iglesia católica, sino sobre todo un buen amigo. De hecho, en Argentina participaban juntos en un programa semanal de televisión.