Obama usa la Biblia para justificar la subida de impuestos a los ricos

El Gobierno de Obama ha sido acusado de declarar “la guerra a la Iglesia Católica” tras su polémica norma sanitaria. La Casa Blanca asegura que el presidente reza todos los días y que asiste a misa en Camp David.

El presidente Barack Obama ha enfadado a los católicos con una polémica norma sanitaria que obliga a las instituciones a ofrecer métodos anticonceptivos a sus empleados y que, en plena campaña electoral, es calificada por los republicanos como un ataque a la libertad religiosa en EE. UU.

La fe cristiana de Obama

En las elecciones de 2008 Obama tuvo más apoyo de los votantes de esta confesión, en gran parte por los votos de los latinos católicos, que su entonces rival republicano, John McCain. La fe cristiana de Obama ha sido puesta en duda varias veces desde su llegada a la presidencia en 2009.

Sus críticos se sirven de comentarios como el que hizo en 2010 acerca de que los musulmanes tienen derecho a construir una mezquita cerca de la “zona cero”, en el Bajo Manhattan neoyorquino.

La Casa Blanca asegura que el presidente reza todos los días y que asiste a misa cuando pasa los fines de semana en la residencia de descanso en Camp David.

“Me despierto cada mañana y digo una breve oración, y dedico un breve tiempo a la escritura y la devoción”, comentó el propio Obama en Washington durante el Desayuno Nacional de Oración, la reunión anual de líderes eclesiásticos en la que llegó a participar el ex-presidente Rodríguez Zapatero, y que se celebra cada año el primer jueves de febrero.

La Biblia y los impuestos

El presidente de EE. UU. ha usado la Biblia para justificar su intención de aumentar los impuestos a las rentas altas. Sin embargo, no ha dicho nada de lo que podría hacer el Salvador en relación a las leyes sobre el aborto.

Asegura que sus medidas tienen “sentido económico, pero para mí, como cristiano, también coincide con las enseñanzas de la Biblia de que a todo el que se le ha dado mucho, se le exigirá mucho”.

Obama añadió que “todos podríamos beneficiarnos al mirar hacia nuestro Creador, escucharle. Evitar la religiosidad falsa… Esto es de especial importancia ahora que nuestra nación enfrenta grandes desafíos”.

Igualmente, dijo que las enseñanzas religiosas promueven “el cuidado a los pobres y las personas necesitadas”. Como cabía esperar, no dijo nada acerca de la política de su gobierno a favor del aborto, que está llegando al extremo de violar la libertad religiosa.

Obama ataca la libertad religiosa

La norma, entrará en vigor en 2013 y obliga a hospitales, colegios y entidades sociales católicas a ofrecer un plan de salud a sus empleados que contemple la planificación familiar y, en concreto, métodos para el control de la natalidad.

Anunciada por la secretaria de Salud, Kathleen Sebelius, el pasado 20 de enero, la medida ha despertado el rechazo de los católicos y del Partido Republicano, pero también de protestantes evangélicos y de grupos vinculados incluso a legisladores demócratas.

“Ninguna persona será forzada a comprar o usar anticonceptivos como resultado de esa norma”, subrayó en un comunicado la directora del Consejo de Política Nacional de la Casa Blanca, Cecilia Muñoz. La Administración de Obama “está comprometida tanto con el respeto a las creencias religiosas como con incrementar el acceso a importantes servicios preventivos”, anotó Muñoz.

Pero lo cierto es que la jerarquía católica está muy molesta y el pasado domingo los obispos de más de 140 diócesis repartieron en las homilías una carta de rechazo a la norma gubernamental.

“Nunca antes en la historia de EEUU el Gobierno federal ha forzado a los ciudadanos a adquirir lo que viola sus creencias”, ha dicho el arzobispo de Nueva York, Timothy Dolan, para quien la medida promueve la “esterilización”.

Plena contienda electoral

Con la polémica sobre la mesa en plena contienda electoral de cara a los comicios del 6 de noviembre, el peligro para las perspectivas del presidente Barack Obama reside en las interpretaciones de la norma como una intromisión en la libertad religiosa en un país que presume de fomentar las libertades individuales.

“Se trata de un ataque directo contra la libertad religiosa”, según la campaña del candidato presidencial republicano Mitt Romney, de fe mormona y favorito a hacerse con la nominación de su partido para enfrentarse a Obama en noviembre.

Más lejos ha ido otro aspirante presidencial, el expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, al afirmar que el Gobierno de Obama “ha declarado la guerra a la Iglesia Católica”. Y el exsenador Rick Santorum, católico convencido, padre de siete hijos, contrario al aborto y también candidato presidencial, repite que la Administración quiere obligarles “a hacer cosas que van en contra” de su fe con una norma que, además, a su juicio fomenta la esterilización.

Para el republicano John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, la iniciativa de Obama “viola la Constitución” y, por ello, pide al Gobierno que dé marcha atrás. Según el último censo, en 2010 había en EE.UU. más de 77 millones de católicos, lo que equivale a una cuarta parte de la población total.

Fuente: http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/iglesia/obama-asegura-que-jesucristo-subiria-los-impuestos-los-ricos-20120203

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.