images (2)

Industria farmacéutica alemana ensayaba con pacientes de República Democrática Alemana.

ANSA Latina, 28/12/2012
Tratados como conejillos de de Indias sin su conocimiento: empresas farmacéuticas occidentales condujeron, en los años images (4)ochenta, experimentos médicos “a gran escala” sobre pacientes ingresados en los hospitales de la desaparecida República Democrática Alemana (RDA).
Así lo escribió hoy el diario Tagesspiegel en un artículo titulado “El riesgo de los otros”, a modo de parodia del famoso filme “La vida de los otros”.
Bayer y Schering (hoy fusionadas en una única empresa), Hoechst (hoy Sanofi), Boehringer Ingelheim y Goedecke (Pfizer), Sandoz (Novartis): la lista de empresas es larga e incluye nombres conocidos. Y en total son cincuenta las que contrataron, entre 1983 y 1989, unos 165 estudios, para los que pagaron hasta 860 mil marcos occidentales -unos 440 mil euros-. Para probarlo, Tagesspiegel presentó documentos del entonces ministerio de Salud de la RDA, que revelaron que en cada estudio habrían estado involucrados unos cien pacientes.
“En los años ochenta, la RDA se volvió un verdadero laboratorio para las empresas farmacéuticas occidentales”, aseveró la misma fuente. De acuerdo con informes médicos, se ve claramente cómo algunos de los pacientes desconocían que estaban siendo “curados” con fármacos aún en fase de experimentación y no aprobados para la venta en la República Federal Alemana, la contraparte capitalista de la RDA.
Uno de los casos que salió a la luz fue el de Gerhard Lehrer: llevado con 60 años, en 1989, al sector de emergencias en un hospital de Dresde tras sufrir un infarto, le suministraron pastillas “muy especiales que no se encontraban en la farmacia y eran sólo para él”, según les dijo en ese momento el médico a familiares. Lehrer murió dos años después del inicio del tratamiento.
“No dejo de tener la sensación de que su empeoramiento tuvo que ver con esas pastillas”, declaró Annelise, esposa de Lehrer.
Al respecto, varios periodistas alemanes hicieron analizar algunas pastillas que esa mujer guardó y descubrieron que no eran otra cosa que un placebo para un estudio de la empresa Hoechst.
Durante la experimentación, luego interrumpida, murieron seis de 17 pacientes, informó la prensa alemana. Las investigaciones del Tagesspiegel evidenciaron que fueron varias las muertes, así como el agravamiento del estado de salud de muchos pacientes, tanto que algunos de ellos “se habían negado a continuar con esos medicamentos después de varias semanas de tratamiento”.
Noticia en ANSA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.