seleccion_001

El Papa Francisco y la IASD en el “Ecumenismo de Sangre”

La noticia data del 12 de octubre del presente año, extraída del portal Vatican.va, informando sobre los participantes y el mensaje dado por el Papa Francisco en el “Christian World Communions”. Entre los participantes encontramos a la Iglesia Adventista del Séptimo Día, uniéndose a la oración del papado. Compartimos a continuación la noticia, un video explicativo y citas al respecto.


seleccion_001

El Papa recuerda a los secretarios del “Christian World Communions” el ecumenismo de la oración, del camino y de la sangre, 12.10.2016

 

El Santo Padre ha recibido esta mañana, antes de la audiencia general y en el estudio adyacente al Aula Pablo VI, a los participantes en la Conferencia de los Secretarios del “Christian World Communions”, la organización ecuménica internacional que se reúne anualmente en octubre, cada año en un país distinto para mejorar el conocimiento recíproco. De ella forman parte t la Comunión Anglicana, la Alianza Baptista Mundial, el Consejo Consultivo de los Discípulos Ecuménicos,  el Patriarcado Ecuménico (Ortodoxo Oriental), la Conferencia General de los Adventistas del Séptimo Día,  la Conferencia episcopal vetero-católica, la Federación Luterana Mundial , la Conferencia Mundial Mennonita,  el Consejo mundial de la Iglesia Moravia, el Patriarcado de Moscú (Ortodoxo Oriental), los Pentecostales,  el Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad entre los Cristianos (Iglesia Católica), el Consejo Ecuménico Reformado, el Ejército de Salvación, el  Friends World Committee for Consultation (Cuáqueros), la Alianza Mundial de las Iglesias Reformadas, el Congreso Mundial de las Iglesias de Cristo, la Alianza Evangélica Mundial y el Consejo Metodista Mundial. A menudo está presente también un representante del Consejo Mundial de Iglesias.

En el breve discurso que les dirigió,  el Papa se refirió a dos frases pronunciadas  por el jefe de la delegación: “Jesús está con nosotros” y “Jesús está en camino con nosotros”. “Ambas –dijo el Papa-  me hacen reflexionar y me plantean dos preguntas: ¿Yo soy capaz de creer que Jesús está con nosotros? ¿Yo soy capaz de caminar con todos, juntos, también con Jesús? Muchas veces pensamos que la tarea ecuménica es solamente la de los teólogos. Por eso es importante que los teólogos estudien, se pongan de acuerdo y expresen desacuerdo; sí, es muy importante. Pero, mientras tanto, el ecumenismo se hace en camino. Y es camino con Jesús, no con mi Jesús contra tú Jesús, sino con nuestro Jesús. El camino es fácil, se hace con la oración y con la ayuda a los demás. Rezar juntos: el ecumenismo de la oración, unos por los otros y todos por la unidad. Y luego, el ecumenismo del trabajo para tantos necesitados, para tantos hombres y mujeres que hoy en día sufren injusticias, guerras, cosas terribles. Todos juntos tenemos que ayudar. La caridad hacia el prójimo. Esto es ecumenismo. Esta ya es unidad. Unidad en camino con Jesús”.

Después el Santo Padre se refirió a otro ecumenismo que está caracterizando nuestra época: el de la sangre. “Cuando los terroristas o las potencias mundiales persiguen a las minorías cristianas o a los cristianos –observó- no se preguntan: “¿Eres luterano, eres ortodoxo, eres católico, eres reformado, eres pentecostal? No: “Eres cristiano”. Solamente reconocen a uno: el cristiano. El enemigo no se equivoca, sabe reconocer donde está Jesús. Este es el ecumenismo de la sangre. Hoy somos testigos. Pienso, por ejemplo, en los frailes ortodoxos coptos degollados en las playas de Libia:son hermanos nuestros. Dieron testimonio de Jesús y murieron diciendo: “¡Jesús, ayúdame!”. Con el nombre: Confesaron el nombre de Jesús”.

“Por eso –terminó – ecumenismo de la oración, ecumenismo del camino; y, el enemigo nos lo enseña, el ecumenismo de la sangre. Gracias, muchas gracias por vuestra visita”.

Fuente: http://press.vatican.va/content/salastampa/es/bollettino/pubblico/2016/10/12/ecu.html

Descargar en PDF


La Iglesia Adventista del Séptimo Día participa activamente en el Movimiento Ecuménico Mundial. Es hora de seguir a Cristo y no a los hombres. Por Emmanuel Vallejos

Canal de Youtube: Infonom


Nota del Editor:

Bastante se ha dicho respecto al ecumenismo y el rol de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Cuando nos referimos al registro más antiguo de la historia del cristianismo y la crisis del Siglo IV con el ascenso de la Gran Ramera al poder de Roma, nos encontraremos con una iglesia que resistió, no dudó, denunció, no se agrupó sino que tomó el camino de la separación, pues la verdad le era más cara que una alianza con la idolatría y mundanalidad. Les recomiendo el capítulo 2 del libro “El Conflicto de los Siglos”, de Elena G. de White, allí encontrarán citas como la siguiente:

CONFLICTO DE LOS SIGLOS, p.42-43 “Tras largo y tenaz conflicto, los pocos que permanecían fieles resolvieron romper toda unión con la iglesia apóstata si esta rehusaba aún desechar la falsedad y la idolatría. Y es que vieron que dicho rompimiento era de todo punto necesario si querían obedecer la Palabra de Dios. No se atrevían a tolerar errores fatales para sus propias almas y dar así un ejemplo que ponía en peligro la fe de sus hijos y la de los hijos de sus hijos. Para asegurar la paz y la unidad estaban dispuestos a cualquier concesión que no contrariase su fidelidad a Dios, pero les parecía que sacrificar un principio por amor a la paz era pagar un precio demasiado alto. Si no se podía asegurar la unidad sin comprometer la verdad y la justicia, más valía que siguiesen las diferencias y aun la guerra. { CS 42.3; GC.45.3 }
Bueno sería para la iglesia y para el mundo que los principios que aquellas almas vigorosas sostuvieron revivieran hoy en los corazones de los profesos hijos de Dios. Nótase hoy una alarmante indiferencia respecto de las doctrinas que son como las columnas de la fe cristiana. Está ganando más y más terreno la opinión de que, al fin y al cabo, dichas doctrinas no son de vital importancia. Semejante degeneración del pensamiento fortalece las manos de los agentes de Satanás, de modo que las falsas teorías y los fatales engaños que en otros tiempos eran rebatidos por los fieles que exponían la vida para resistirlos, encuentran ahora aceptación por parte de miles y miles que declaran ser discípulos de Cristo.” { CS 43.1; GC.46.1 }

La historia, mis queridos amigos, no ha cambiado. Pero muchos están viendo dos cosas: por un lado, indiferencia al mensaje distintivo. Por otro lado, la utilización de citas del Espíritu de Profecía que alientan al dialogo con pastores de otra denominación para referirse a estos encuentros donde no prima la predicación del mensaje, más bien la comunión en una adoración falsa.

Concluyo con la cita presentada por el hno. Emmanuel Vallejos en el video, clamando a voz en cuello a todo ministro y lider adventista que esté leyendo las líneas precedentes. No tenemos margen de error. El tiempo es breve, y el Señor nos insta: “No se unan con los incrédulos”

2º Corintios 6:14-18 “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos. Porque, ¿qué tiene en común la justicia con la injusticia? ¿Qué comunión tiene la luz con las tinieblas? ¿Qué armonía hay entre Cristo y el diablo? ¿O qué parte tiene el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: “Habitaré y andaré entre ellos. Seré su Dios, y ellos serán mi pueblo”. “Por lo cual, salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor. No toquéis lo impuro, y yo os recibiré. “Y seré vuestro Padre, y vosotros seréis mis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso”.

DTG, Apendice, p.776, (Nota 1. Página 97)—La iglesia, en su propia esfera, es de ordenación divina, el “cuerpo de Cristo,” “el templo de Dios,” “la plenitud de Aquel que hinche todas las cosas en todos,” y deriva su poder, su autoridad, su dirección, de Cristo, su cabeza. Como todos los afectos e intimidades de la esposa deben reservarse para el esposo solo, de entre todos los hombres, así también debe relacionarse la iglesia con Cristo. Ella ha de guardarse para él, como casta virgen para siempre. Ninguna alianza, cortejo, ni vínculos, ni acuerdos, ni compromisos pueden existir entre ella y las potestades de la tierra. Si ella ha de permanecer fiel, fuerte y elevadora, debe ser leal a Cristo solo. Su propósito en la tierra es llevar las almas a la perfecta y divina unión con Cristo que ella misma posee. No puede hacerlo si traiciona la verdad, o renuncia a su pureza. { DTG 776.1 }

PRIMEROS ESCRITOS, pp.124-125 “Me fueron mostrados aquellos que creen poseer el último mensaje de misericordia y la necesidad que tienen de estar separados de los que están bebiendo diariamente nuevos errores. Vi que ni los jóvenes ni los ancianos debían asistir a sus reuniones; porque es malo alentarlos así mientras enseñan el error que es veneno mortal para el alma, y mientras presentan como doctrinas los mandamientos de los hombres. La influencia de tales reuniones no es buena. Si Dios nos ha librado de tales tinieblas y error, debemos destacarnos firmemente en la libertad con que nos emancipó y regocijarnos en la verdad. Dios siente desagrado hacia nosotros cuando vamos a escuchar el error, sin estar obligados a ir; porque a menos que nos mande a aquellas reuniones donde se inculca el error a la gente por el poder de la voluntad, no nos guardará. Los ángeles dejan de ejercer su cuidado vigilante sobre nosotros; y quedamos expuestos a los golpes del enemigo, para ser entenebrecidos y debilitados por él y por el poder de sus malos ángeles, y la luz que nos rodea se contamina con las tinieblas. { PE 124.3; EW.124.3 }
Vi que no tenemos que desperdiciar tiempo escuchando fábulas. Nuestros pensamientos no deben ser distraídos así, sino ocuparse con la verdad presente y en la búsqueda de sabiduría, a fin de obtener un conocimiento más cabal de nuestra posición, para que con mansedumbre podamos dar razón de nuestra esperanza basándonos en las Escrituras. Mientras que doctrinas falsas y errores peligrosos se inculcan en la mente, ésta no puede espaciarse en la verdad que ha de preparar a la casa de Israel para que subsista en el día del Señor.”  { PE 125.1; EW.125.1 }

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.