destila-alcohol-barriga

El hombre que destila alcohol en su estómago

Matthew Hogg sufre desde hace 20 una enfermedad que provoca que su cuerpo transforme en alcohol todos los hidratos de carbono que ingiere

destila-alcohol-barriga

Abusar de las bebidas alcohólicas normalmente produce una sensación de euforia pasajera que suele estar seguida de una serie de efectos secundarios como nauseas, mareos, dolor de cabeza y muscular o deshidratación. Sin embargo, existen algunas personas que tienen la desgracia de sufrir todos los síntomas de una resaca sin necesidad de ingerir una gota de alcohol.

Una de estas personas es Mattew Hogg un estadounidense de 35 que, tal y como relata la web «Vice», sufre un trastorno conocido como síndrome de autodestilación, que convierte todos los azúcares que ingiere en alcohol que pasa directamente a su torrente sanguíneo.

Hogg, que ha creado una web para informar de esta extraña enfermedad, comenzó a sufrir sus síntomas hace veinte años. En aquella época, empezó a notar gases e hinchazón después de las comidas e, incluso, a sentir cómo la comida fermentaba dentro de su abdomen.

Al día siguiente, experimentaba todos los síntomas de típicos de una resaca alcohólica: jaquecas, unas náuseas, vómitos, deshidratación, sequedad en la boca, sudores fríos o temblor en las manos, pero sin haber tomado ni una sola gota de alcohol. Además, en su vida diaria padecía una larga lista de síntomas como fatiga crónica, dolores musculares, dolor de cabeza crónico, deterioro mental y alteración del estado anímico.

El origen de este extraño trastorno se encuentra el hongo de la levadura de cerveza, cuya presencia, junto con la de numerosas bacterias, es habitual en el tracto intestinal de cualquier persona, tal y como asegura el blog «Cooking Ideas». Si el equilibrio de la flora intestinal se ve alterado, este hongo puede desplazar al resto de microorganismos y causar una infección que en los casos más extremos provoca la fermentación de todos los hidratos de carbono ingeridos por quien padece el síndrome, convirtiéndolos en etanol que se libera en su torrente sanguíneo.

La parte negativa es que esta extraña enfermedad no tiene cura y el único tratamiento es eliminar de la dieta el mayor número posible de alimentos ricos en azúcares para evitar su conversión en alcohol. No seguir esa estricta dieta tiene como consecuencia una segura borrachera.

Fuente: ABC.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.