Ecumenismo en Mar del Plata (Parte 3)

Nuevamente nos volvemos a encontrar con datos esclarecedores, que a medida va pasando el tiempo da luz y color a la trama que forma esto que llamamos “tiempos finales”. Está más que clara la unión entre la iglesia adventista y las iglesias que componen babilonia (quienes una vez poseían la luz de Dios, pero terminaron rechazandola, y presionan para que la sociedad haga lo que ellos quieren, haciendo uso del brazo ferreo del Estado) (sobre la IASD, lees recomiendo que lean el capítulo 22 del Conflicto de los Siglos, EGW).

Cuando hablamos de unión en puntos de doctrina, sabemos que este tipo de “alianza” se formalizará sin tanto previo aviso. Sin embargo, ya se pueden ver los movimientos que por debajo y a la oscuridad de sus miembros realizan los altos líderes y pastores de ambas coorporaciones diabólicas, a saber, una alianza estratégica en el marco de las publicaciones. La fotografía que ustedes pueden apreciar, fue tomada del local que se encuentra en la calle San Martin 3275 (a 50 metros de Independencia). Un cartel enorme nos comunica el deseo de dos editoriales: ACES (Asociación Casa Editora Sudamericana) y la Editorial Peniel. Entre tanto material basura de autoayuda que se vende allí, encontramos semejante aberración, propia de los tiempos que nos ha tocado vivir. 

Posiblemente usted no se ha percatado de la gravedad de la situación, pero para que una editorial decida compartir cartelera con otra, es porque comparten de una u otra manera los mismos ideales, principios y fines. Claramente quienes rechazaron el mensaje de 1844, hoy en día comparten cartelera por el supuesto “pueblo” de Dios. Hoy en día, la IASD está realizando numerosas campañas en pro de la familia (igualito que las iglesias protestantes!), hablan de la salud y el descanso… pero se olvidan del Creador… ¿o será que por hablar el mismo idioma trinitario, ya ni hace falta? Estas “alianzas” son ignoradas por el adventista promedio, y sus líderes están yendo por más. En muy poco tiempo, los adventistas estarán utilizando materiales evangélicos para el estudio semanal, como si estuvieran leyendo a Bullón o Morris Venden (seguramente a estas alturas no encontrará diferencias, salvo que estos ultimos tienen “credenciales” humanas…) Hoy en día nadie hace diferencia entre escuchar un músico adventista y uno evangélico, prácticamente el estilo músical (pop-rock cristiano) trepó los niveles más altos. ¿Amanecer, Marcos Witt, Marcos Vidal o AQD? ¿Son lo mismo? Capas que al verlos en la misma vitrina, quién notará la diferencia…


“En una ocasión, siendo de día, mientras tenía mi pluma en mano, perdí el conocimiento, y parecía como si esta espada de fuego se estuviera moviendo primero en una dirección y luego en otra. Parecía que caía un desastre tras otro por haber sido Dios deshonrado por los designios de hombres que procuraban exaltarse y glorificarse ellos mismos. Esta mañana me sentí constreñida a orar fervientemente para que el Señor moviera a todos los que están conectados con las oficinas de la Review and Herald a examinarse diligentemente para que vean en qué forma han descuidado los mensajes que Dios les ha dado con frecuencia.
Hace algún tiempo los hermanos de las oficinas de la Review and Herald me pidieron consejo sobre la erección de otro edificio. En aquella ocasión contesté que si a los que estaban en favor de añadir otro edificio a las oficinas de la Review and Herald se les hubiera podido trazar un mapa del futuro, si hubieran podido ver lo que habría de acontecer en Battle Creek, no habrían tenido nada que preguntar respecto a la construcción de otro edificio allí. Dios dijo: “Mi palabra ha sido despreciada; y a ruina, a ruina lo reduciré”.
[…]Se me ha preguntado si tengo algún consejo que dar. Ya he dado el consejo que Dios me ha dado a mí, con la esperanza de evitar la caída de la espada de fuego que se blandía sobre Battle Creek. Ahora ha llegado lo que yo temía: la noticia del incendio del edificio de la Review and Herald. Cuando me llegó, no sentí ninguna sorpresa, y no tenía ni una palabra que pronunciar. Lo que he tenido que decir de vez en cuando en forma de advertencias no ha surtido ningún efecto excepto el de endurecer a los que las oyeron, y ahora sólo puedo decir: Lo siento mucho, de corazón, que haya sido necesario experimentar este azote. Se había dado bastante luz. Si se hubiera aprovechado, no se necesitaría más luz.
Se me ha ordenado decir a nuestro pueblo, a ministros y a miembros laicos: “Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio
en perdonar” (Isaías 55:6-7).
Que cada alma esté alerta. El enemigo os persigue. Sed vigilantes y estad despabilados para que no os sobrecoja algún engaño bien encubierto y genial. Que los descuidados e indiferentes se cuiden para que el día del Señor no venga sobre ellos como ladrón en la noche. Muchos se desviarán del sendero de la humildad y, echando a un lado el yugo de Cristo, se dirigirán por caminos extraños. Ciegos y desconcertados, dejarán el camino angosto que conduce a la ciudad de Dios. 

Un hombre no puede ser cristiano a menos que sea un cristiano despierto. El que vence ha de velar porque por medio de embrollos mundanales, el error y la superstición, Satanás se esfuerza por ganarse a los seguidores de Cristo. No basta que evitemos los peligros patentes y el proceder arriesgado. Hemos de mantenernos al lado de Cristo, andando por el camino de la abnegación y sacrificio. Estamos en terreno del enemigo. El que fue echado fuera del cielo ha descendido con gran poder. Valiéndose de todos los artificios y estratagemas posibles, procura llevar cautivas a las almas. A menos que estemos en vela, fácilmente seremos presa de sus innumerables engaños.”
TESTIMONIOS, T.8, p.104-105, 106-107




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.