46531-1

Cómo la industria esconde los peligros de las vacunas a los padres

46531-1

(NaturalNews) Los defensores de la vacuna son conocidos por indignarse cuando alguien cuestiona la seguridad de las vacunas, dicen que un extenso historial de seguridad y rigurosas pruebas “hablan de su seguridad”. Pero la verdad del asunto es que la industria de las vacunas ha tomado grandes esfuerzos para asegurarse de que solamente los estudios favorables sean llevados a cabo, usando criterios de la investigación dudosos que lo favorece para el consumo público.

Una industria masiva de prestidigitación que oculta la verdad sobre las vacunas detrás de un espeso velo de desinformación.

Hay mucho de la “ciencia” detrás de las vacunas que muchas personas desconocen simplemente, como el hecho de que la mayoría de las vacunas no son ni seguras, ni están probadas contra los placebos, por ejemplo. Luego está el tema de un grupo de control no vacunados junto a un grupo vacunado, ambos de los cuales se expondría al mismo patógeno como parte de un análisis observacional. Ni siquiera se ha realizado este tipo de prueba de seguridad, porque muchos consideran que su construcción podría ser “poco ético” basado en una suposición ilógica circular que el grupo no vacunado sería «no protegido» de dicho agente patógeno.

Estos y otros métodos astutos en última instancia, ocultan la verdad sobre las vacunas y sus peligros documentados y ocultos al público, este es el modus operandi de Big Pharma, que ha engañado con esmero las masas en el pensamiento de que las vacunas han sido extensivamente e indiscutiblemente demostradas como seguras.

En un reciente artículo para VacTruth.com, Markus Heinze echa un vistazo a la metodología defectuosa detrás de los estudios de seguridad, explicando a sus lectores y utilizando analogías simples, por qué es tan absurdo el dogma prevaleciente de las vacunas. Utilizando varios prospectos de vacunas como evidencia, Heinze divulga la verdad acerca de cómo compañías literalmente hacen “test de seguridad” de sus vacunas contra otras vacunas en lugar de los placebos, lo que compromete totalmente sus resultados.

Por ejemplo vacuna GlaxoSmithKline contra la hepatitis B (GSK) ENGERIX-B para los niños, , es el primer ejemplo, como el prospecto para esta vacuna revela que era de probada seguridad contra una vacuna diferente en lugar de un placebo o basadas en solución salina. Puesto que ambas vacunas utilizadas en este estudio produjeron probablemente efectos adversos–GSK eligió la vacuna “control”, después de todo, su fabricante fue capaz de llegar a la conclusión predeterminada que ENGERIX-B no viene con un elevado riesgo de efectos secundarios dañinos.

“Lo que debió haber hecho la compañía farmacéutica es inyectar un grupo con la vacuna y el otro grupo con placebo no vacuna (es decir, solución salina),” escribe Heinze. “En cambio, lo que hizo la compañía farmacéutica, fue inyectar un grupo con la vacuna contra la hepatitis B y el otro grupo con una vacuna diferente. Luego monitorearon ambos grupos y descubrieron que los destinatarios de su vacuna no tenían “ninguna diferencia significativa en la frecuencia o gravedad de experiencias adversas” en comparación con los receptores de otras vacunas.”

Para ilustrar lo absurdo de este diseño del estudio, Heinze lo compara con una prueba de seguridad hipotética en Big Mac un McDonalds que utiliza un Whopper de Burger King como el “control”. Obviamente, los resultados van a ser similar, como los productos en cuestión son similares: el Big Mac es “no más letal que el Whopper” sería la absurda conclusión de este estudio, si alguna vez llegara a realizarse.

Pero esto es exactamente lo que está haciendo la industria vacuna para probar la “seguridad” de sus vacunas, y es algo que pocas personas conocen. Hasta la fecha, ni un solo estudio independiente, se ha realizado sobre la seguridad de las vacunas mediante comparaciones legítimas para llegar a resultados imparciales. Algunos miembros del Congreso, incluyendo el Representante Bill Posey desde Florida, han tratado de introducir una legislación que requiera este tipo de estudio, pero tales esfuerzos han sido infructuosos hasta ahora.

Asegúrese de leer el artículo completo de Heinze sobre el engaño de seguridad gran vacuna aquí: http://vactruth.com.

Carlos D. Amodei. PhD.
dr_amodei@yahoo.com.ar
Córdoba. Argentina

Otro articulo del Dr. Amodei:

Corporaciones y Salud en Argentina – Entrevista al Dr. Carlos Amodei

BWN Argentina

2 thoughts on “Cómo la industria esconde los peligros de las vacunas a los padres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.