Campesino español deja en ridículo a una sala llena de políticos y empresarios

Campesino español deja en ridículo a una sala llena de políticos y empresarios

Por Sheyimash

Explosivo discurso extraído del desayuno informativo ‘Fórum Europa. Tribuna Mediterránea’, celebrado el 29 de septiembre de 2015 en Valencia, España. Vicent Martí, agricultor de la huerta valenciana, recibe el encargo de abrir el encuentro y presentar a Mónica Oltra, Vicepresidenta del Gobierno de Valencia. Ante una sala llena de políticos, banqueros y grandes empresarios, el campesino arranca con un discurso incendiario, fuera de guión, en el que repasa con crudeza los puntos más oscuros del sistema económico vigente y lanza dardos acusadores contra todos los presentes, miembros de las élites del poder y responsables de las grandes injusticias que padece la sociedad. Durante su vibrante intervención, este valiente campesino mantiene temblando en sus asientos a los hombres de las corbatas y los maletines, que por una vez reciben una buena dosis de realidad en las puertas de su propia casa.

Entre otros asuntos, el agricultor recrimina a los ejecutivos que “metan sus cojones y sus ovarios en un despacho” en vez de salir a la calle y sumergirse en la dura realidad que vive la población. Acusa a los medios de comunicación de estar siempre al servicio del poder y no dar voz a las gentes humildes. Señala a los culpables de la destrucción del trabajo en el campo: gigantescas empresas alimentarias que lo han acaparado todo desplazando al pequeño agricultor y al comerciante de barrio. Critica la opulencia de los ricos y advierte de que la oleada masiva de inmigración que experimenta actualmente Europa, es consecuencia directa de los expolios realizados por los gobiernos occidentales y las grandes empresas a los países pobres, y que ha terminado provocando un “efecto retorno” o bumerán, golpeando en la cara a los culpables de tanta miseria.

Vicent Martí acusa también a los dos partidos institucionales del régimen español (Partido Popular y Partido Socialista) de destruir La Punta, un barrio de alquerías y huertas del sureste de Valencia, demolido para crear la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) del Puerto de Valencia, actuación que el Tribunal Supremo terminó declarando nula cuando la destrucción ya era irreversible. Cita igualmente las luchas vecinales por salvar El Cabanyal, emblemático barrio de Valencia que durante años estuvo amenazado de derribo por un plan urbanístico especulador que solo beneficiaba a los mismos corruptos de siempre. Al final, el plan de partición del barrio fue cancelado por el nuevo gobierno de concentración popular valenciano, surgido de los nuevos movimientos sociales que en 2015 han conquistado el poder en ayuntamientos de toda España, y de los que Mónica Oltra, sentada junto al tenaz campesino que vemos en el vídeo, es solo una más de sus muchos representantes.

Martí elogia la ética política de Oltra, su humanidad y su implicación “con el corazón” en las tareas de gobierno, en contraposición con la codicia y la ceguera de los políticos tradicionales. El fuego que brota de la boca del campesino Martí nos recuerda a todos que, a fin de cuentas, todavía es posible hacer las cosas de otra forma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.