1998qe2-asteroide-nasa

Alucinante revelación: Asteroide masivo se acerca este viernes a la Tierra con compañía

1998qe2-asteroide-nasa
La NASA descubre que la roca, de 2,7 km de diámetro, vuela con su propio satélite, otro asteroide más pequeño de 600 metros.

La noche de este viernes 31 de mayo, cuando den las 22.59 hora peninsular española, un gigantesco asteroide llamado 1998 QE2 realizará su máxima aproximación a la Tierra. La roca, de 2,7 km de diámetro (nueve veces más grande que el transatlántico «Queen Elizabeth 2») pasará a 5.800.000 kilómetros de nuestro planeta, una distancia absolutamente segura, quince veces la que nos separa de la Luna. Pero el visitante no viene solo. Llega acompañado de su propio satélite, otro asteroide más pequeño de 600 metros, según revelan imágenes de radar obtenidas la noche del miércoles por la NASA desde el observatorio de Goldstone en el desierto de Mojave, California.

Las imágenes de radar muestran que 1.998 QE2 es un asteroide binario. Alrededor del 16% de los asteroides de 200 metros o más grandes que se encuentran en el vecindario de nuestro planeta son sistemas binarios o triples. En este caso, el cuerpo principal es de aproximadamente 2,7 kilómetros de diámetro, tiene un período de rotación de menos de cuatro horas y varias características superficiales oscuras que sugieren grandes concavidades. Su «luna» tiene 600 metros de ancho.

La resolución de estas imágenes iniciales de 1998 QE2 es de aproximadamente 75 metros por píxel. Se espera que la resolución aumente en los próximos días a medida que se disponga de más datos.

Extinción global

Descubierto en 1998 por astrónomos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), este asteroide llama la atención por sus enormes dimensiones, mucho mayores que las rocas que nos han visitado en los últimos tiempos. Ha sido denominado por los científicos como «oscuro» porque probablemente está cubierto de hollín, y se mueve a una velocidad de 10,58 km por segundo, quince veces más rápido que una bala disparada por un rifle.

Mientras los científicos preparan sus telescopios para no perderse detalle, al resto solo nos queda disfrutar de la visita de esta roca, quizás proveniente del cinturón de asteroides que existe entre las órbitas de Marte y Júpiter. Y tendrá que ser ahora, porque 1998 QE2 no se acercará tanto a la Tierra en los próximos dos siglos.

Los científicos recuerdan que si un asteroide de este tipo llegara a chocar contra nuestro planeta probablemente causaría una extinción global, lo que nos recuerda nuestra fragilidad y la necesidad de protegernos ante un peligro llegado del cielo. Por eso es importante conocerlos. La NASA señala que el radar es una técnica poderosa para estudiar el tamaño, forma, estado de rotación, características y rugosidad de la superficie de los asteroides, y para mejorar el cálculo de sus órbitas, algo fundamental para conocer si estamos en su camino.

La llegada del asteroide podrá ser seguido online gracias a las cámaras espaciales Slooh, que lo retransmiten desde Canarias.

Fuente: ABC.es

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.