¡Alto ahí malechor! (Parte 2)

Escribiendo este segundo post, no puedo dejar de suponer la cantidad de personas que ven como “normal” la intrusión de la Iglesia (sea cuál fuere) en los asuntos del Estado, en pos de una mayor seguridad. Los asuntos que nos vienen involucrando como sociedad dan cuenta, no solo de los tiempos que estamos viviendo (los últimos), presentan la plataforma de lo que será en breve las estructuras del Nuevo Orden Mundial.

Leyendo los feeds de esta mañana, me topé con el siguiente informe: “Supervisarán gobierno y sociedad unidades antisecuestro“. Nadie podría negar que es una “muy buena iniciativa”: el Estado y la sociedad trabajarán en su conjunto para responder a las olas delictivas que viven en México. Posiblemente si usted sigue leyendo el artículo en cuestión, varios actores sociales darán cuenta de la situación, los altos índices de inseguridad, presentando propuestas para disminuir la misma. Lo interesante, al finalizar el documento, da cuenta de quienes asistieron a tál reunión:

“A la reunión asistieron el obispo de Ecatepec, Onésimo Cepeda; el titular del Centro Nacional de Información, Rubén Fernández Aceves, la titular del Instituto Nacional de Desarrollo Social, Ana María León. También el presidente de la Asociación Nacional de Consejos de Participación Cívica, Marcos Fastlicht, dirigentes y representantes de agrupaciones como Iluminemos México, el Movimiento Pro Vecino, México Unido Contra la Delincuencia, la Red Veracruzana de Observatorios Metropolitanos.
Además de México Evalúa, la Iglesia Adventista, el Centro de Investigación y Docencia Económica de la Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús y la Fundación Murrieta, entre otros. (Con información de Notimex/JOT)”

Obviamente en México no comenzará el fin del mundo, sin embargo las potencias que están preparando el teatro de operaciones utilizan estos destinos como laboratorios, observando la respuesta de la sociedad, su compromiso y las diferentes alternativas que se proyectarán a futuro. Este post capás no lo lea todo el pueblo mexicano, pero quién pueda levantar la voz en cuello y anunciar este atropello hacia el derecho más importante que existe como nación republicana (a saber, la separación entre la Iglesia y el Estado) que lo haga.

Fuente: http://www.elfinanciero.com.mx/ElFinanciero/Portal/cfpages/contentmgr.cfm?docId=287143&docTipo;=1&orderby;=docid&sortby;=ASC

Post relacionados: 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.