¡Alto ahí malechor, en nombre de la ley! Soy el Pastor de la Iglesia

Delatar a narcos, plantea Calderón


“Hay una delincuencia organizada y una sociedad desorganizada”, señaló el mandatario a representantes de diversas iglesias, a quienes expresó la posibilidad de reclutar a pastores como informantes.

Fuente: Milenio.com – Foto: Octavio Hoyos

México.- El presidente Felipe Calderón pidió a líderes religiosos información confidencial o secreta de lo que hacen los criminales, porque quiere saber dónde se reúnen y quiénes los protegen.
“Tenemos una delincuencia organizada y una sociedad desorganizada. Una sociedad, por ejemplo, de la que requerimos información puntual, si se quiere, incluso, confidencial, secreta, de lo que están haciendo los criminales.
“A mí sí me interesa saber quiénes son los que cobran las cuotas, a mí sí me interesa saber dónde se reúnen, a mí sí me interesa saber cómo actúan, a mí sí me interesa saber quiénes los cobijan y se coluden con ellos: Ministerios Públicos, jueces, policías, alcaldes o gobernadores. Sí me interesa saber. Y la sociedad sé que lo sabe.
Yo creo que necesitamos una sociedad organizada a través de sus líderes que nos proporcionen esa información. Y esa información sólo puede darse a través de redes articuladas socialmente. Es una información que tratamos nosotros de organizarla por canales institucionales, pero esos canales están deteriorados”.
Admitió que la simple acción de denunciar “genera una condición de vulnerabilidad enorme” porque el ciudadano tiene que dar la cara, su nombre y domicilio, y eso tiene que revisarse en la ley.
Incluso, el mandatario se dijo interesado en “reclutar” en la Policía Federal a los integrantes de dichas comunidades religiosas que quiere defenderse con sus propios medios, porque mientras los gobernadores y los alcaldes le aseguran que nadie quiere entrar a la policía, hay gente con los valores trascendentales que predican las iglesias que “tienen un lugar en nuestras fuerzas”.
En la reunión participaron líderes católicos, judíos, de la Iglesia del Nazareno, de las Asambleas de Dios, Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Iglesia de Dios en México del Evangelio Completo, Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús, Iglesia Nacional Presbiteriana e Iglesia Adventista del Séptimo Día. Ante ellos, el Presidente pidió su colaboración con como parte de una estrategia de Estado.
“Debemos cumplir con nuestro deber ciudadano y hacer del conocimiento de las autoridades la existencia de ilícitos y de sus participantes. Los invito a hacer uso de los mecanismos de denuncia que el gobierno federal y los gobiernos locales han puesto a disposición de la ciudadanía para tales efectos”, dijo el mandatario.
Al explicar la lógica con la que se mueve el hampa en México, Calderón recordó que la propia sociedad aprendió a ver la actuación criminal como un asunto “normal”, debido a la carencia del sentido de la legalidad. “Esta relatividad con la que se toman muchas veces las leyes se tomó como algo usual, normal y, en algunos casos hasta de lo debido”, dijo.

Consideró que la labor de las organizaciones religiosas es contribuir a la construcción de una sociedad responsable y solidaria, basada en principios de orden y respeto, la defensa de la familia y la difusión de los valores que deben unir a la nación para asegurar un clima de paz y seguridad.

Asimismo, recordó que en el Acuerdo por la Seguridad, la Justicia y la Legalidad (agosto de 2008) se comprometieron a promover una cultura de la legalidad, la denuncia y la participación ciudadana.
Cuando habló del supuesto trato implícito o explícito de la autoridad con los delincuentes, recordó que ahora los criminales están agrediendo a los medios de comunicación y “no dudo que lo estén hacienda con las iglesias, no dudo que estén extorsionando a sacerdotes y pastores”.

Claves
Iglesia y poder
• En abril de 2009 el arzobispo de Durango, Héctor González Martínez, aseguró que el narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán vivía en Guanaceví “y todos lo saben, menos la autoridad”.
• En el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, el nuncio apostólico Girolamo Prigione recibió a Benjamín Arellano Félix, pero su conversación fue calificada como un secreto de confesión.
Raúl Soto, canónigo de la Basílica de Guadalupe, dijo en 1997 que más mexicanos deberían seguir el ejemplo de Rafael Caro Quintero y Amado Carrillo Fuentes, quienes entregaron diversas donaciones a la Iglesia.
“Nos matan y extorsionan”
••• José Raúl Murillo Guerra, secretario de la Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús, denunció que los religiosos no están exentos de extorsiones, amenazas y ejecuciones del crimen organizado.
Ante el Presidente, señaló: “Tenemos centros de rehabilitación y nos extorsionan. El hombre (pastor que atiende el establecimiento) batalla para atender a niños y a jóvenes (adictos), pero eso no les importa (a los criminales), ellos matan; les tuvimos que dar (dinero). Por más que predicamos el Evangelio, les tuvimos que dar.
El religoso sostuvo que sus pastores son amenazados por presuntos integrantes de La Familia o Los Zetas y “si no tenemos dinero, pues juntamos; otros (pastores) se han ido a Estados Unidos y otros están escondidos”, dijo.
Durante la tercera jornada del foro Diálogo por la Seguridad, los líderes religiosos convocados coincidieron en la exigencia de consolidar un estado con valores éticos. Sin embargo, alertaron que en la actualidad están “sintiendo el flagelo” por la pérdida de confianza en las instituciones y las autoridades.
En tanto, el cardenal Juan Sandoval Iñiguez pidió una administración más honrada y políticos que no atiendan intereses particulaes y jueces imparciales. (México • Leticia Fernández)

Fuente: http://www.milenio.com/node/501956

Nota:
Pongamos en limpio lo que hemos leído: hasta aquí, el presidente de México insta (autoriza) a los pastores para que funcionen de buchones en pro de una mayor seguridad (debido a que muchos líderes cristianos cobijan a ladrones y todo tipo de malandras). Por si no se dieron cuenta, todo esto es un cuento. Son indicios que nos marcan el momento histórico en el que estamos viviendo, cuando la Iglesia a traves de los mecanismos que proporciona el Estado tendrá rienda suelta para exigir a la ciudadanía el cumplimiento de una legislación que menoscaban los derechos sobre libertad religiosa, y todo tipo de libertades que gozamos hoy en día. Exigencias que deberán ser aceptadas so pena de muerte. El interrogante al cuál intenta responder el presidente tiene que ver con la “organización”, y la detención de aquellos que busquen desorganizar la sociedad… ¿pero quienes pueden ir contra un sistema de redes artículadas por medio de instituciones religiosas?… La respuesta no la dan los ladrones y malechores. Para aquellos lideres, la preocupación radica en quienes atenten contra SU autoridad y los deslegitimen. Al leer la siguiente cita, me gustaría que rescaten los actores principales del conflicto, y quienes son los perseguidos… una vez leido quienes son aquellos que merecen la muerte por ser causantes de “anarquía y confusión”, vuelvan a leer el artículo, y vean quienes conforman el grupo de lideres “buchones” (¿alguno guarda el sábado de la Biblia, el del verdadero Creador… o guardan el sábado de sus estomagos, como los fariseos? Isa. 58)

“Dios no violenta nunca la conciencia; pero Satanás recurre constantemente a la violencia para dominar a aquellos a quienes no puede seducir de otro modo. Por medio del temor o de la fuerza procura regir la conciencia y hacerse tributar homenaje. Para conseguir esto, obra por medio de las autoridades religiosas y civiles y las induce a que impongan leyes humanas contrarias a la ley de Dios.
Los que honran el sábado de la Biblia serán denunciados como enemigos de la ley y del orden, como quebrantadores de las restricciones morales de la sociedad, y por lo tanto causantes de anarquía y corrupción que atraen sobre la tierra los altos juicios de Dios. Sus escrúpulos de conciencia serán presentados como obstinación, terquedad y rebeldía contra la autoridad. Serán acusados de deslealtad hacia el gobierno. Los ministros que niegan la obligación de observar la ley divina predicarán desde el púlpito que hay que obedecer a las autoridades civiles porque fueron instituídas por Dios. En las asambleas legislativas y en los tribunales se calumniará y condenará a los que guardan los mandamientos. Se falsearán sus palabras, y se atribuirán a sus móviles las peores intenciones.
A medida que las iglesias protestantes rechacen los argumentos claros de la Biblia en defensa de la ley de Dios, desearán imponer silencio a aquellos cuya fe no pueden rebatir con la Biblia. Aunque se nieguen a verlo, el hecho es que están asumiendo actualmente una actitud que dará por resultado la persecución de los que se niegan en conciencia a hacer lo que el resto del mundo cristiano está haciendo y a reconocer los asertos hechos en favor del día de reposo papal.
Los dignatarios de la iglesia y del estado se unirán para hacer que todos honren el domingo, y para ello apelarán al cohecho, a la persuasión o a la fuerza. La falta de autoridad divina se suplirá con ordenanzas abrumadoras. La corrupción política está destruyendo el amor a la justicia y el respeto a la verdad; y hasta en los Estados Unidos de la libre América, se verá a los representantes del pueblo y a los legisladores tratar de asegurarse el favor público doblegándose a las exigencias populares por una ley que imponga la observancia del domingo. La libertad de conciencia que tantos sacrificios ha costado no será ya respetada. En el conflicto que está por estallar veremos realizarse las palabras del profeta: “Airóse el dragón contra la mujer, y se fue para hacer guerra contra el residuo de su simiente, los que guardan los mandamientos de Dios, y tienen el testimonio de Jesús.” (Apocalipsis 12: 17, V.M.)

CONFLICTO DE LOS SIGLOS, p.649-650

2 thoughts on “¡Alto ahí malechor, en nombre de la ley! Soy el Pastor de la Iglesia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.